viernes, 10 de julio de 2015

Barba Azul

Título original: Barbe bleue
Autora: Amélie Nothomb
Edición: Anagrama
Páginas: 144


Saturnine Puissant, una joven belga de 25 años, mediante un aviso encuentra un departamento para vivir en inquilinato que resulta increíblemente cómodo y barato. Cuando llega al lugar para la entrevista, se encuentra con otras mujeres con quienes competir. Lo que se entera una vez allí es que ellas fueron únicamente por la fama que tiene ese lugar, que ella desconocía: en los últimos 20 años, ocho mujeres alquilaron esa habitación al mismo propietario, y no se sabe absolutamente nada de ellas. Entonces, quieren conocer al siniestro dueño del lugar. Luego de una larga espera, nuestra protagonista es llamada a su entrevista, donde es elegida para vivir allí casi instantáneamente.



Tal como el título lo indica, se trata de una novela basada en el cuento Barba Azul (click para leer: español/francés). Pese a que en este texto Barba Azul no tiene barba, y se llama Elemirio Nibal y Milcar, la idea general de la historia se mantiene: todas las mujeres que vivieron allí antes desaparecieron.


Me gustó mucho la construcción de estos personajes casi caricaturescos por lo exagerados en algunos aspectos, pero muy definidos en cuanto a personalidad e ideales. Algo también imperdible son los diálogos más que diálogos, son duelos — que hacen que la novela se lea rapidísimo y no se pueda dejar. Hay muchas discusiones filosóficas con pasajes muy divertidos, donde las posturas opuestas de los personajes hacen que choquen constantemente al desafiar las capacidades psicológicas del otro.


“Adoptemos su lógica. Si yo lo amara, también estaría aceptando ser Dios. Y si fuera Dios, lo mandaría al infierno, en el que no creo pero usted sí cree.”


Si hay que hablar de algo que no gusta, en este caso tiene que ser, obviamente, la trama. No quiero decir mucho por si alguien no conociera la historia de Barba Azul. Acá es cuando hay que repetirse constantemente: es un retelling, es un retelling, es un retelling. Pero, hay un cambio muy drástico en la protagonista que hace a uno decir ¡NOOOOOOOOOOOOOOOO!, STAHP, CALMATE, REFLEXIONÁ UN POCO.


“Vous avez votre chambre noire où personne ne peut aller. Mon absence de désir matrimonial, c’est ma chambre noire à moi.”

Una cita más, y no jodemos más. Esta me causó mucha gracia:


(...) ¿Es extranjera?
La joven no quiso decirle la verdad. Estaba harta de la sempiterna reacción («¡Oh! Tengo un amigo belga que…”»): ella no era una amiga belga, era belga y no deseaba ser la amiga de nadie. Respondió:
Soy kazaka
¿Perdone?
Vengo de Kazajistán. Ya sabe, los cosacos, los guerreros más feroces del mundo. En cuanto nos aburrimos, nos ponemos a matar.
La mujer no volvió a abrir la boca.”


¿Conclusión? Me gustó mucho, me divirtió y lo leí rápido. ¿Lo recomiendo? ¡SÍ! De hecho, ya hice que mi mamá lo empiece a leer jaja.